Para crear productos ofrecemos diversas alternativas:

  • Proyecto llave en mano: la fabricación no la realiza Diableco (visita el enlace para más información).
  • Marca negra: fabricación por parte de Diableco y en exclusiva.
  • Marca blanca: tu logotipo en alguno de nuestros productos (no disponible en todos).

 

  • (img)
  • Marca negra

    Es lo que se denomina “marca negra” (en contraposición a “marca blanca”) y que dicho en otras palabras es la subcontratación de la producción mientras que la comercialización la hace el contratador.

    Diableco diseña y fabrica el producto que se quiere comercializar pero no hay ninguna referencia a que esté hecho por Diableco, sólo está presente la marca del comercializador.

    Diableco entrega las unidades del producto finalizado y es el comercializador el encargado de distribuir y comercializar esos productos.

Mediante las cláusulas de exclusividad y confidencialidad todo el diseño del producto pertenece al comercializador y un producto de marca negra no puede, bajo ningún concepto, pasar a ser de marca blanca. Esas mismas cláusulas nos impiden mostrar ejemplos de este tipo de servicio en la página web.

  • Marca blanca

    La principal diferencia entre “marca negra” y “marca blanca” es que el producto es exclusivo del comercializador y no está disponible para ninguna otra empresa.

    Y es importante diferenciarlo pues en Diableco también disponemos de un servicio de marca blanca en algunos de nuestros productos.

  • (img)

La principal diferencia entre “marca negra” y “marca blanca” es que el producto es exclusivo del comercializador y no está disponible para ninguna otra empresa. Y es importante diferenciarlo pues en Diableco también disponemos de un servicio de marca blanca en algunos de nuestros productos.

Por resumirlo en una frase: Marca negra es un producto que un fabricante comercializa con su nombre y logotipos pero está fabricado por un tercero (que no está identificado en el producto).

Gracias a Diableco empresas sin experiencia o capacidades en el ámbito industrial o de hardware venden productos físicos de alta calidad.

Fases para el diseño de un producto nuevo

  1. Especificaciones iniciales: precisamos de una lista de especificaciones que ha de cumplir el producto a diseñar en el que se detallen las condiciones de funcionamiento y los requisitos que ha de cumplir.
  2. Nos reunimos y ayudamos a determinar la viabilidad de la propuesta basada en las especificaciones.
  3. Con las especificaciones la viabilidad establecida se elabora una propuesta en formato presupuesto para crear los primeros prototipos y el coste estimado del producto final.
  4. Diseño del hardware, software y mecánico necesario en los prototipos. Dependiendo de la complejidad esta fase puede llevar entre 1 y 3 meses. Al finalizar la fase lo habitual es entregar un prototipo funcional y documentación para su uso así como un coste de fabricación en masa muy ajustado a la realidad.
  5. Pruebas de integración del prototipo: en este apartado es el cliente el que ha de probar el prototipo creado. Finalmente validará y se comenzará la siguiente fase.
  6. Con todas las características y materiales definidos se procede al diseño de la unidad comercial (habitualmente es igual al prototipo con ligeros cambios pedidos por el cliente en la fase de pruebas) como en esta fase los cambios en el hardware son mínimos el tiempo medio es de un mes.
  7. Con la unidad comercial totalmente diseñada se vuelve a realizar pruebas de integración para validar que los ligeros cambios realizados desde el prototipo cumplen las espectativas.
  8. Certificación, aunque es un paso opcional se realiza casi siempre (como el marcado CE) y es la certificación del equipo y consiste en pasar pruebas electrónicas, eléctricas, ambientales y/o físicas en un laboratorio de certificación homologado.
  9. Fabricación en serie, con el producto cumpliendo las especificaciones, finalizado y totalmente operativo sólo le queda ser fabricado en serie.